En 2016, China Road and Bridge Corporation (CRBC) y la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (EPMMOP) suscribieron un contrato de aproximadamente $138 millones para construir una solución vial que ayude a paliar la congestión vehicular entre el hipercentro de Quito y los Valles. El acuerdo estipula que cualquier disputa se resolverá mediante un arbitraje ad hoc bajo el Reglamento de Arbitraje UNCITRAL de 2010.

La EPMMOP acusó a CRBC de incumplir el contrato al no presentar diseños definitivos, ofrecer una provisión deficiente de bienes y servicios, y no justificar el estándar de inversión de $10.5 millones, entre otros motivos. Como consecuencia, la EPMMOP optó por la terminación unilateral del contrato. Según la prensa ecuatoriana, la Procuraduría General del Estado lidera el arbitraje, que se llevará a cabo ante un tribunal de tres árbitros.

Hasta el momento, la única manifestación física del proyecto es un desvío en la calle Boussingault en dirección al túnel Guayasamín. Este proceso arbitral impacta significativamente el proyecto destinado a aliviar la congestión vehicular en Quito, ya que ninguna iniciativa vial puede realizarse debido a una cláusula “lesiva” del contrato.

Tu carrito